Jose Miguel Oyarzo Soto

José Miguel Oyarzo Soto, es oriundo de Puerto Varas, pero gran parte de su vida adulta vivió en Coyhaique y por cosas del destino terminó llegando a las Guaitecas a la edad de los 40 años. Ya casado desde los 20, “Don Miguel” (como le dicen sus colegas), llegó en la década de los 80 a la isla Ascensión conociendo y enamorándose de la bella Melinka, donde se estableció y trabajó en diversas labores.

Desde su arribo a la isla, Miguel ha demostrado una gran sentido de pertenencia y ha trabajado para varias administraciones municipales, pasando por trabajos desde la creación de calles, hasta siendo pionero en la construcción del camino a Repollal, pasando por la creación de la posta, hasta la construcción del edificio municipal que hoy se está interviniendo.

Miguel, sin duda, con esa calmada mirada que ya cumple 78 años, ha visto el progreso y desarrollo de su isla querida. Forjó su familia y hoy se transforma en una de las personas más longevas que trabajan para el municipio, siendo el más antiguo de nuestra planta eléctrica. Es por eso que quisimos conocer su historia, ya que sin duda su relato es un viaje en el tiempo que nos llama a la reflexión.

De esta forma, conversamos con él sobre el pasado de la isla, la evolución de ésta con la llegada de la electricidad y como prevé el futuro frente a esta nueva planta eólica que hoy se construye en los montes de “La Más Querida”.